Somos multitalentos

Después de haber escrito mi primer libro «Por fin lo sé», comencé a escribir mi segunda novela, y mientras comenzaba a imaginar la historia en sus primeras páginas, una buena amiga me convenció para que escribiera relatos cortos con el objetivo de participar en un concurso literario. Lo cierto es que, ya lo he dicho más de una vez, yo jamás pensé en escribir un libro y menos relatos, ni siquiera después de haber publicado mi primera obra. Simplemente no se me había ocurrido. La cuestión es que acepté aquel reto y he vuelto a sorprenderme a mí misma con mis talentos ocultos.

He redactado dieciséis relatos cortos de muy variada índole y tamaño, y me he divertido muchísimo en el proceso. Me he autosuperado. No daba crédito a todo lo que estaba tecleando.

Lo que deseo destacar de todo esto es que, cuántas veces nos encasillamos nosotros mismos y nos encasillan los demás (familia, amigos, sociedad) en un único registro, profesión o talento. Es increíble cómo nos limitamos, cómo cerramos puertas, cómo eliminamos infinidad de diferentes posibilidades que sorprendentemente para nuestra pequeña mente, que cree que sólo podemos hacer «dos cositas», resulta que podemos hacer, crear y/o escribir múltiples tareas, ideas, historias o lo que sea.

Es por eso que deberíamos experimentar. Sería genial poder hacerlo en las escuelas. Y los que ya no vamos a la escuela podríamos atrevernos a probar nuevas experiencias sin miedo al fracaso o al qué dirán. Sí… sencillo de escribir estas últimas líneas, pero no tan sencillo de llevar a cabo, aunque posible, doy fe.

 

En mi caso, la faceta de escritora es nueva para mí. A lo largo de mi vida profesional he sido Responsable de Comunicación, Joyera y Escritora, por el momento, y veremos que más me deparará el futuro, porque sé que no voy a parar ahí.

Responsable de Comunicación.

Escritora.

Joyera.

 

 

 

 

 

 

Así que os invito a que lo hagáis, es duro, decepcionante y no muy sencillo a veces, pero es divertido, enriquecedor, sorprendente y muy satisfactorio a la vez. Y cuando lo negativo pasa, queda lo positivo y sigues adelante siendo una persona nueva, diferente a quien eras al comienzo del experiencia y conociéndote un poquito más que antes de empezar.

 

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.